Bia Eyes_Alessandro Enriquez_FW1819

“Me gusta imaginar que mis bolsos son como las páginas de un libro, donde cada temporada puedes escribir un pensamiento nuevo”

Alessandro Enriquez italiano de origen pero “ciudadano del mundo”, como a él le gusta definirse, realizó sus estudios entre Palermo, Londres y Barcelona, para desembarcar en Milán donde vive y trabaja. La pasión por el trabajo, unida a su creatividad y a su increíble capacidad de comunicación, dieron forma a su proyecto 10×10 ANITALIANTHEORY concebido a partir de un libro escrito por el propio diseñador. La marca incluye colecciones de moda para hombre, mujer y niño, así como una línea de bolsos homónima considerada por el creador como “una mejora en relación a mi estilo personal ya que está llena de sentido del humor, de frescura y energía, todo ello potenciado por el impecable trabajo hecho a mano en Toscana, y enriquecido con mis recuerdos familiares y proyecciones futuras”.

¿Qué motivos le llevaron a decantarse por la creación y el diseño de bolsos?
En principio fue un experimento. En realidad siempre he hecho colecciones Prêt-à-porter desde mi temporada en Costume National hasta mis colecciones actuales.
Después empezó a transformarse en una parte más intensa de la colección y ahora es una parte pura de mi expresión. Cada temporada me gusta proponer algo diferente. En ésta he desarrollado una cápsula hecha en jackron, un material de papel reciclado que permite ser trabajado como si fuera piel.

¿Cuándo comienza su trayectoria en el sector?
Empecé hace cuatro temporadas, y se puede decir que fue casi como un juego. Una empresa quería invertir en proyectos de nuevos diseñadores y me llamaron para empezar mi primera colección de bolsos. No fue súper fácil pero me apasionó muchísimo, hasta el punto de pasar días en las fábricas con los profesionales para lograr entender cosas que aún no conocía. Sigo siendo curioso y siempre tengo ganas de seguir aprendiendo, así que espero que la trayectoria sea justa.

¿Cómo fue su formación y dónde?
Soy licenciado en Literatura Italiana e Historia del Arte. He estudiado en Italia y en España. Después hice un Máster de moda en Central Saint Martin, Londres, y otro en el Instituto Marangoni de Milano. Fue una formación distinta. No empecé con la moda desde el principio porque mi familia quería otro tipo de formación para mí, pero al final me dejaron seguir con mi vocación.

¿Cuál es la filosofía y los principios de su marca de bolsos?
Intento trasformar los accesorios en algo único. Mis bolsos no tienen un estilo minimal o monocolor. Me gusta imaginar que son como las páginas de un libro, donde cada temporada puedes escribir un pensamiento nuevo.

Cada pieza es única, como una recopilación de cuentos, o al menos así me gusta imaginarlas, diferentes y divertidas, irónicas e irreverentes. Hasta hora he utilizado la piel, pero en la próxima colección he disminuido la parte “animal” utilizando telas enriquecidas con bordados. Me gusta muchísimo el trabajo con las ilustraciones, ya sean mías o de colaboraciones nuevas como con Universal, donde he trabajado con el dibujo animado Woody Wood Pecker, dibujando y diseñándolo como si fuera un dios, muy colorido y divertido.

¿Qué características tienen sus colecciones de bolsos?
La colección de bolsos Otoño/Invierno 2018-19 está inspirada en un viaje especial que comienza en algunas de las más importantes capitales de la moda como New York, Milán, París, Londres… y que hace escala en las ciudades más divertidas que fueron la ruta de todas las actrices y mujeres de los últimos siglos. Incluye el encanto de países norteafricanos como Marruecos, Alegría, Egipto…, emblemas de la belleza mediterránea, y el estilo de roquero de los años 50 que surgió de Las Vegas. En cada etapa se rememora la comida de estos viajes que se transforma en un irónico bordado.

¿Cuáles han sido las etapas más importantes que recuerda desde que comenzó su singladura en el sector?
Sin duda me siento muy satisfecho cuando veo mis creaciones en aquellos negocios que aprecian mi trabajo y que exponen mis diseños en sus escaparates, desde 10CorsoComo en Milán hasta Merci en París. Me gusta cada minuto de mi trabajo, desde los momentos más bonitos hasta los más problemáticos. Las exposiciones de París y Milán me dan a conocer a la prensa y a los compradores internacionales. Me permiten explicar mis nuevas inspiraciones y crear un diálogo con ellos.

¿Cómo se lleva a cabo el proceso de producción de sus bolsos? ¿Y dónde?
Ahora producimos todo en Italia. Diseñamos la colección en Milán y producimos entre la Toscana y Emilia Romagna. Obtenemos inspiración en los viajes y  visitando mercados vintage, desde el Marchè ou Puches francés hasta Els Encants barcelonés.

¿Qué características especiales ha de tener un buen bolso?
La confección en general tiene que ser de un buen nivel. Un bolso tiene que envejecer de forma natural a medida que se utiliza, y cada vez que envejezca tiene que ser más bello. En mi caso es muy importante que la parte de print se realice con una buena técnica y que los bordados sean “importantes”, en el sentido de que tienen que realzar los bolsos como si fueran un efecto 3D.

¿Qué ventajas y beneficios proporciona al consumidor un bolso hecho a mano?
Es muy importante que los bolsos estén bien realizados. Seguramente el cliente la primera cosa en la que se fija es en el diseño y luego en la calidad de la confección. Hay procesos tanto artesanales como industriales que subrayarán la creatividad del diseñador. Pero lo más importante es que todo se realice respetando al ser humano y al medio ambiente.

¿Cree que hay un mayor interés por comprar artículos elaborados artesanalmente, es decir, una mayor sensibilidad hacia la compra de un producto menos industrial?
Seguramente hoy en día se presta más atención en proteger la naturaleza y en tener la capacidad de trabajar, por ejemplo con materiales reciclados pero sin perder la idea inicial. Actualmente hay mucha gente que siente curiosidad por saber cómo están hechos los productos que compran, dónde se producen y por cuenta de quién. Dar esta información a los clientes ayuda a tener una idea clara de dónde proceden y de la tipología de los productos.

Por otra parte, ¿cabe la posibilidad de personalizar los bolsos en función de lo que demande el cliente?
Muchísimas veces, sobretodo con los accesorios. La verdad es que siendo muy joven y en el comienzo de mi carrera me cuesta mucho decir que no y por eso siempre intento cumplir los deseos de los compradores que seguro conocen muy bien a los clientes finales. Muchas veces se juega con la personalización de productos, cambiando los colores de los materiales, las variantes de impresión o los bordados. Así cada negocio puede tener mis bolsos pero con algo único y diferente…aunque resulte laborioso conseguirlo.

Leave a comment