Apuesta por la naturaleza para desarrollar calzado sostenible

La empresa Vivobarefoot ha cumplido el objetivo que se había propuesto alcanzar durante este año 2020: fabricar sus zapatos con materiales 100% sostenibles, entre los que destacan las algas, el maíz y todo tipo de partes de plantas, junto a los plásticos reciclados y la piel, materia procedente de los desechos de la industria alimentaria.

Colecciones
La línea de zapatos Ultra Bloom se ha convertido en la primera colección confeccionada a base de algas. Este organismo se ha convertido en un gran sustituto del EVA, la espuma utilizada en la mayoría de los zapatos deportivos. Cada par de zapatos elimina unos 25 globos llenos de CO2 y ayuda al mismo tiempo a limpiar las vías fluviales para preserva la vida silvestre.

En 2019 la marca produjo Primus Bio desarrollado con “susterra propanediol”, también conocido como los restos de la industria del maíz. El maíz se procesa y la glucosa dentro de los granos de maíz se separa y se manufactura, lo que da como resultado un material flexible y resistente.

Otro de los materiales eco sostenibles elegidos por Vivobarefoot es el cuero, principalmente aquél que posee cicatrices naturales ya que se trata de un subproducto de la industria alimentaria local ubicada en Edjersa, Etiopía. Los pequeños agricultores venden sus pieles a Pittards Tannery en Edjersa. La curtiduría Pittards Ethiopia cumple con la norma ISO 14001, estándar internacional para la gestión ambiental. Pittards participa en la Green Tanning Initiative (GTI), un programa de sostenibilidad con iniciativas de ONG patrocinadas por la UE, y mantiene políticas estrictas de abastecimiento.

Leave a comment