Coloquio sobre la tienda del futuro PEDRO FORCÉN / JOSÉ RAMÓN BAUTISTA

Gracias a las innovaciones tecnológicas, la industria de la moda y el calzado sitúa al consumidor en el núcleo del proceso de producción. En consecuencia, los roles económicos y empresariales de fabricantes, distribuidores y vendedores se transforman también. Y un modelo de tienda con nuevos servicios empieza a prefigurarse. Sobre ello hablamos con Pedro Forcén, CEO de la marca Alce Shoes, y con José Ramón Bautista, administrador de la tienda B&R Strover.

Las nuevas tecnologías están cambiando los sistemas de fabricación, distribución y venta de la industria de la moda. ¿Se perciben estos cambios en el sector del calzado?

PEDRO FORCÉN: La industria del calzado sigue siendo tradicional. Sin embargo, en los últimos diez años, desde el punto de vista de la venta, los cambios han sido tan grandes que adaptarse no ha sido una opción sino una necesidad.

JOSÉ RAMÓN BAUTISTA: Indudablemente, como en todos los aspectos de la sociedad actual. En cuanto a la fabricación de calzado, el objetivo de la ingeniería ha sido siempre economizar, e incluso suplir en lo posible la utilización de la manufactura en los procesos de fabricación. Y en lo que respecta a la distribución y venta, es evidente que comprar un producto a través de una plataforma online es algo natural hoy en día.

La impresión 3D de zapatos ¿es el futuro del mundo del calzado?

P.F.: Probablemente será un cambio tecnológico increíble, aunque todavía estamos lejos de que la impresión 3D sustituya los actuales sistemas de trabajo. Sí mejorará el desarrollo de prototipos y muestras.

J.R.B: No me atrevería a decir que la impresión 3D vaya a ser el futuro del mundo del calzado. A mi modo de ver, será una opción más y el éxito de su implantación dependerá de muchos factores como el planteamiento de la oferta, su coste o su rentabilidad económica, entre otros.

Se prevé que esta tecnología de impresión permita al consumidor diseñar y fabricar su propio calzado en casa. ¿Qué tipo de servicio alternativo deberá, entonces, ofrecer la tienda de zapatos tradicional?

P.F.: Esta tecnología permitirá al consumidor hacer en casa casi cualquier cosa. Sin embargo, no olvidemos que los consumidores seguirán sujetos a modas, a leyes que protegen la propiedad industrial e intelectual, etc. Además, para producir algo hay que decidir qué y cómo, y eso no es tan sencillo. Valga de ejemplo el bricolaje en casa: el desarrollo de nuevos materiales y tecnologías no ha hecho desaparecer a los profesionales del sector. Las tiendas siempre desempeñarán un papel de intermediario y consejero.

J.R.B.: La tienda de zapatos tradicional no deberá perder su esencia: ofrecer la mejor atención al cliente, crear un espacio agradable en el que comprar, mejorar la oferta de producto… Y, quizá, una forma de mejorar nuestra oferta será ofrecer el servicio de fabricación a través de esta tecnología de impresión. Pero, insisto, es sólo una opción añadida a otras que puedan ir surgiendo a lo largo del tiempo.

Otra innovación, la del escáner 3D, hará posible personalizar el modelo de zapato a las medidas exactas y forma única del pie del usuario. ¿Condicionará esto el modelo tradicional de zapaterías?

P.F.: Creo que permitirá a las fábricas adaptar sus modelos a clientes con necesidades concretas. La tienda seguirá siendo un intermediario útil. Ahora bien, continuará siendo un servicio más caro que comprar un zapato genérico.

J.R.B.: Actualizará el modelo tradicional. El uso del escáner 3D ya es una realidad que ha mejorado un sistema de negocio que ya existía, esto es, la venta de calzado a medida. Conforme se mejoren los diseños y pueda extenderse su uso a todos los consumidores sin excepción, coexistirá con el modelo tradicional de zapaterías, el cual podrá ofrecer como servicio adicional la venta de calzado a medida. El coste de este servicio determinará su éxito.

Expertos del sector coinciden en que la realidad aumentada será una de las herramientas más utilizadas por las marcas de moda y complementos. ¿Qué ventajas ofrecerá al consumidor?

P.F.: Permitirá al consumidor imaginarse a sí mismo con el calzado. Por lo que facilitará la venta, o reducirá, si se quiere ver así, el margen de error en la compra.

J.R.B.: A mi parecer, la ventaja más significativa será facilitar la elección del modelo de calzado y prendas. Permitirá vernos con la prenda o los zapatos en una imagen desde un dispositivo electrónico, sin la necesidad de probárnosla físicamente.

Se están desarrollando también aplicaciones de reconocimiento de zapatos, gracias a las cuales se podrá identificar un producto a partir de una foto o un vídeo y buscarlo en Internet. ¿Beneficiará esto al pequeño comerciante?

P.F.: Eso dependerá de su posicionamiento en Internet. En la búsqueda a partir de la foto, el consumidor llegará al punto de venta que esté mejor posicionado en la red. Es poco probable que eso beneficie a la tienda tradicional.

J.R.B.: Si una tienda tradicional dispone de stock del producto y en el resultado de la búsqueda online aparece su nombre, podría favorecer la venta. Sin embargo, en general, es difícil que le beneficie.

¿En qué consiste el “zapato inteligente”? ¿Qué ventajas suponen para profesionales y consumidores?

P.F.: Los zapatos inteligentes analizan la actividad del usuario y le previenen de lesiones o enfermedades crónicas. En calzado sanitario, laboral y deportivo supondrán un gran avance con muchas ventajas. A día de hoy es más un deseo que una realidad.

J.R.B.: Es un tipo de zapato cuyo uso ofrece multitud de datos como la frecuencia cardíaca, el ritmo del paso o el estado y desgaste de los materiales, entre otros. El uso y utilidad de esta información será la principal ventaja.

La presencia de las nuevas tecnologías en los procesos de producción y venta de calzado ¿favorece o debilita la tienda multimarca tradicional? ¿Nos espera un futuro de tiendas monomarca estrechamente vinculadas a las empresas productoras?

P.F.: La debilita, sin duda. La tienda multimarca tradicional está sometida a una doble presión, financiera y de consumo. Sí, asociarse con los productores y decantarse por la tienda monomarca salvará el sector. Estos ganarán acceso al mercado y las tiendas asegurarán el producto y la publicidad. Pero costará un poco conseguirlo.

J.R.B.: Estoy de acuerdo, la debilita. El comerciante tradicional deberá adaptarse a las nuevas tecnologías y a un nuevo contexto para asegurar la supervivencia de su negocio. Transformar el negocio multimarca tradicional y convertirlo en distribuidor de una sola marca es una opción no de futuro, sino de presente.

Leave a comment