Un diseño atemporal y la artesanía de Ubrique: la fórmula ganadora para tiempos inciertos

Una marca joven que nació con la Navidad de 2016. ¿Las fundadoras? Dos hermanas de Madrid, Mónica y Elena. De ahí su nombre Möhel, con a ‘h’ de hermanas. Sin experiencia propia en el campo de la moda –una hermana es ingeniera y la otra trabajaba en recursos humanos- pero con un sentido de la estética muy desarrollado. Queremos saber más. Y a continuación, indistintamente, las dos hermanas responden a nuestra curiosidad.

¿Cómo se llega al camino de la moda con puntos de partida profesionales que no tienen relación con el diseño?
-Nuestro periplo comenzó cuando viajamos hasta Ubrique donde una amiga tenía una fábrica de artículos de piel. Los artesanos nos embelesaron con las piezas que surgían de sus manos. Llegó un punto en el que nos planteamos una incursión, comenzando con el desarrollo de tres tipos de bolso: un modelo bombonera, un bolso shopping y otro de mano. Los tres siguen permaneciendo en nuestra colección.

El impulso
-Cuando con toda su ilusión tuvimos entre las manos los productos acabados, los expusimos en petit comité. Fue tal la aceptación que, junto con un montón de felicitaciones, ni por un momento dudamos en regresar a Ubrique para dar curso a una completa colección.

Una ardua tarea
-A partir de ahí, nos mentalizamos para para llevar a cabo un trabajo que exigía nuestra total dedicación. Lo que supone crear una marca y una colección, darlas a conocer, estudiar las pieles, su naturalidad y posibilidades, conocer el mercado y estar al día de las últimas tendencias. ¡Casi nada!

El concepto
-Percibimos el cambio de chip que se comenzaba a atisbar en el mundo de la moda, y nos inclinamos por desarrollar productos de gran actualidad pero no sujetos a los vaivenes del mundo de la moda: atemporales. Con un alto grado de calidad y perfectos acabados para garantizar la duración de cada pieza. Tal como se perfilan las nuevas compradoras, se apearán de consumo por el consumo y los gastos superfluos. Tanto por cuestiones del medioambiente como por el placer de presumir de una pieza original y artesana durante un largo periodo de tiempo, sin fecha de caducidad.

Un alto en el camino
-Justo en las fechas del confinamiento, Möhel se presentaba en un importante show-room. Tuvimos que desistir y aplazar el evento para un momento oportuno. Sin embargo, lo que para marcas basadas muy en la temporada y en las tendencias supondría un duro golpe, no lo es para Möhel, sus productos superan las limitaciones del tiempo y la moda.

A corto plazo
-Sin duda, tenemos muy claro que, para mantenerse, avanzar es imperativo. Nuestro proyecto es incorporar más productos a la marca, como pañuelos, cinturones, pequeña marroquinería…

Y en esto andan, con optimismo y conceptos muy claros.

La piel es la base de vuestros productos. ¿Qué le exigís?
-Todas las pieles que utilizamos en Möhel son compradas y curtidas en España. Los productos se trabajan en un pequeño taller de Ubrique en el que no existen máquinas. La plantilla la constituyen maestros artesanos. Para sugerir el valor intrínseco de cada pieza, hay que mencionar que para producir un bolso son necesarias 4 personas. El hecho de que la labor sea artesanal convierte a cada pieza en única.

Mónica y Elena saben que cuidar cada detalle revaloriza el producto. En este sentido la elección del packaging fue muy estudiada. Para ellas, la comunicación directa con clientes y clientes potenciales es su principal herramienta para extender su influencia.

Möhel dispone de un catálogo muy variado en diseños, colores y texturas. La mujer encuentra de inmediato la pieza con la que se identifica.

Cada temporada Möhel presenta sus clásicos renovados y se añaden nuevos colores y acabados.
Nos comenta Mónica que ‘mantenemos nuestra esencia en todas nuestras colecciones, generalmente nuestros modelos son de líneas clásicas pero también nos gusta innovar y arriesgar presentando colores diferentes, formas novedosas o acabados más especiales. Estamos al tanto de las tendencias del momento, pero somos fieles a lo que nos gusta a nosotras, jamás diseñaríamos algo que no nos pondríamos’.

Esperamos con ilusión su próximo show-room en la Calle Claudio Coello 88 de Madrid, para conocer el impacto de su colección y publicar unas fotografías del evento en nuestro próximo número.

Leave a comment